Camino de Santiago

Decides hacer el camino, pero no sabes bien por qué, sin embargo, cuando lo empiezas te das cuenta que algún día hubiera sido!!!

Existen múltiples razones para ser peregrino, sobre todo porque parece que, si no lo has hecho, algo ¡¡te has dejado sin hacer!!

Camino de Santiago

“Volveremos un día, peregrinos por sendas medievales, a Santiago, la calabaza vinatera al hombro, el bordón en la mano, y ornada la esclavina de veneras. La música bucólica de antaño brotará de rabeles y dulzainas, y cada pie aligerará su paso. Cada día tendrá un nuevo horizonte, cada horizonte un nuevo campanario, y un viejo hospicio, y un ventero amable, y un refrigerio simple, y el descanso.

Por el campo se extenderán los corzos al galope, temblarán las alondras en los álamos, y en multitud de idiomas se poblará el amanecer de cantos” …

(Francisco Alvarez Hidalgo, poesía del momento 109, Tercera de Agosto 2005).

¡Este viaje de expectativas incumplidas e incertidumbre personal, me maravilló el silencio, la soledad, las confidencias, la buena comida y la buena gente!!!

Ruta del Camino de Santiago

Hay varias rutas, y muchos kilómetros por recorrer; ¡en cualquiera de los casos, las normas son flexibles, pero es un mínimo de 100Km para conseguir la Compostelana!!!; ¡a nosotras nos bastó seis días de luces y de sombras, de soles y precipitaciones, de calor y de frío, de alegrías y tristezas…y de sólida hermandad para; espero, el resto de nuestras vidas.

Realmente no necesitas estar en forma, pero si prepararte para la actividad, porque andar todos los días unos 20 a 30 kilómetros es ardua tarea para un físico sedentario que puede pasarte factura; por ello, si recomendamos que antes de iniciarlo te revises y estés unos meses andando casi todos los días al menos 1-2 h. evitaras lesiones, cansancio excesivo, ampollas, etc.

Camino de Santiago

¡El calzado es muy importante, no elijas uno nuevo a estrenar nada más te hagas caminante, aprovecha el entrenamiento y estrénalo!!

La ropa, ¡pooocaaaa!!, muy relajada, algo de abrigo y por supuesto un chubasquero porque lo más seguro que en algún punto llueva.

Ruta del Camino de Santiago

¡Acuérdate que andar con mucho peso es agotador, incómodo y no puedes disfrutar en esa situación, aunque nosotros optamos por un traslado asistido; ¡en todas las localidades hay servicio para llevar el equipaje de un pueblo a otro, si puedes permitirlo (no es mucho dinero), disfrutaras mucho más, sin duda, porque ni siquiera tendrás que estar pendiente por si… lo pierdes!

Ruta del Camino de Santiago

Los caminos te van llevando de pueblo en pueblo, con visitas obligadas a monumentos o recodos y mientras vas limpiando el alma peregrina, en cada descanso te vas llenando la mirada de bellas imágenes inauditas…Ni mejores ni peores que otros paisajes, pueblos o riveras, pero hay como un hilo conductor que te guía y que te espera, que te va llenando de calma y te invita a la reflexión y a la cuestión.

Camino de Santiago

Sorprende el verdor, la diversa naturaleza, la soledad con la que el caminante se encuentra a pesar de estar siempre acompañado por otros peregrinos y los animalillos; pero me mantiene activa el permanente silencio, roto por los juncos salpicados de agua y el martilleo del sello en cada posada, que me anima y me insta a no cesar de andar.

¡¡¡El sello de la compostelana!!!, de verdad ¿Es tan necesario??… pues es lo que necesitas para que te den tu certificado de peregrino y es una excusa para hacer un alto en el camino y degustar los pinchos, los vinos, el pulpo, las navajas y las buenas carnes, de una ruta que por su riqueza cultural, gastronómica y paisajista ya, justifica este viaje saludable.

Camino de Santiago

No me sorprendió, pero si me gustó ver a través de todo el camino, las prendas inmortalizadas en algún punto en el que se decide que existe un motivo para dejar un recuerdo…El contraste de los pueblos grandes con pequeñas aldeas, es continuo, pero ninguno desmerece belleza y confort.

Ruta del Camino de Santiago

Aunque hay una gran oferta de hospedajes, con albergues, hoteles rurales, posadas, etc…, no hay que descuidarse en épocas como el verano o puentes importantes, porque se llenan rápidamente; nosotros aconsejamos tener en la ruta, los albergues y hospedería reservados, ir a la aventura es para grandes madrugadores, y aunque en verano el calor hace insoportable el camino a horas del mediodía y por eso te levantas temprano, aún hay gente que lo hace mucho antes para asegurarse un lugar privilegiado para dormir y tiempo para disfrutar del lugar.

“Ultreria y suseia”… “más allá y más arriba esta Santiago”, frase de peregrinos para hacer el último asalto y franquear el final del camino.

Camino de Santiago

(…) Rosa mística de piedra, flor románica y tosca, como en el tiempo de las peregrinaciones, conserva una gracia ingenua de viejo latín rimado. Día por día, la oración de mil años renace en el tañido de sus cien campanas, en la sombra de sus pórticos con santos y mendigos, en el silencio sonoro de sus atrios con flores franciscanas entre la juntura de las losas (…).’Ramón del Valle Inclán en la ‘La lámpara maravillosa’.

Mentiría si dijera que fue un momento mágico, que sentí algo diferente al de otros finales de etapa; ¡no fue así, sentí alegría de finalizar porque estaba muy, muy cansada… y había cumplido mi objetivo!!!

Fue además bastante desalentador ver la tremenda fila para acceder a la Compostelana, y estuve a punto de renunciar a ella; pero… no voy a ocultar que nada más tenerla y sostenerla en la mano, olvidé todos mis pretextos y cuando me preguntaron, ¿cuál fué el motivo del viaje, religioso, deporte, ocio, personal?… tarde 2 segundos en contestar eh!!!…pues, ¡¡un poco de todo!!! y me sumergí en una ciudad encantadora, embaucadora, seductora y acogedora y di gracias a mi Dios por estar allí y disfrutarla.

¡Sin duda, un viaje muy saludable para el alma, para el físico y para la esperanza!!!

Camino de Santiago

¡Adiós!’…Cuando vuelva, si vuelvo, todo estará donde estaba: Los mismos montes negros y las mismas alboradas, del Sar y del Sarela mirándose en las aguas; los mismos verdes campos, las mismas torres pardas de la catedral severa oteando la lontananza…’Rosalía de Castro. ‘Follas Novas’.

Pin It on Pinterest